“Debió matarme a mí” dijo el padre del tirador de Texas

Salvador Ramos, padre, pidió perdón por lo que hizo su hijo, al asesinar a 21 personas, entre ellas 19 niños, y aseguró “debió matarme a mí”.

“Quiero que la gente sepa que lo siento. Siento lo que hizo mi hijo. No esperé que hiciera algo así”, dijo en entrevista con The Daly Beast.

Ramos reconoció que no había pasado mucho tiempo con Salvador por la pandemia y porque no trabajaba en Uvalde, Texas.

Y es que la madre del señor Salvador padece cáncer y él no podría arriesgarse a contagiarse, hecho que causó frustración a su hijo quien se negó a hablarle desde hace un mes.

“Debió haberme matado a mí, sabes, en vez de hacer algo como lo que hizo a alguien”.

Lamentó ya no poder ver a su hijo y comentó que era “una buena persona” y que había abandonado la escuela porque le hacían bullying por su forma de vestir.

“Era una persona silenciosa, que se guardaba todo para él mismo. No molestaba a nadie. La gente siempre lo molestaba a él”, declaró.