La verdad detrás de las madres solteras

Rocío González Galván-

CAUSAS

Abandono, Divorcio, Viudez, Elección.

Cada vez más mujeres se convierte en madres solteras por diferentes circuntancias o decisiones.

 Hacen frente al embarazo solas: cuidan, educan y crían a sus niños sin ayuda de sus padres.

Es muy diferente decir: ¡Nos abandonó!…  a  … ¡Decidió irse!

-Pasar el tiempo con tu hijo crea un vínculo más fuerte, lo que hace que se erradique la necesidad de dividir el tiempo y espacio entre niño y pareja.

-Los niños crecen con más ganas de vivir en familia. Los pequeños se sienten seguros con su madre y confianza en sí mismos.

-Las madres solteras son capaces de dar amor sólido.

-Cuidar y ofrecer amor de madre te hace ser una persona más fuerte y autosuficiente. Vences los miedos y los obstáculos con éxito.

-No necesitas aprobación de tu padre para educar en valores  a tu hijo.

-Aunque ambos padres deberían educar a sus niños de la misma manera por el bien de los niños, muchas veces es difícil llevarlo a la práctica.

– Una mujer que enfrenta la vida con sus hijos es capaz de “arreglárselas por sí sola”. Su seguridad aumenta y en casi todos los casos recibe el apoyo de su familia, incluídos tíos, abuelos, primos, vecinos y amigos.

Cuando eres madre pero no tienes el apoyo físico o económico del padre, es una labor muy difícil pero para nada IMPOSIBLE.

ETAPAS

1.Niñez

-Formar límites y disciplina.

-Enséñarle a su hijo a sumar con los dedos sus verdaderas amistades.

-Aunque no esté mamá, hacerle entender que debe comportarse como si lo estuviera.

-Impedir que la ausencia de un padre sea excusa para que el hijo tenga berrinches o rabietas donde él quiera.

-Enséñarle a ser siempre agradecido con las demás personas.

– Tu hijo no es tu amigo. Desahógate con tus amigas o ve a terapia.

2.Adolescencia.

-No excusar diciendo que el mal comportamiento se debe a la adolescencia.

-Mostrarle a tu hijo el valor del dinero y lo necesario que es esforzarse para lograr las metas.

-Dedicar tiempo a los hijos como a otras actividades. 

3. Hijo Adulto.

-Confía en que le criaste con amor y con límites y disciplina. Luego de educar a tus hijos durante la niñez y adolescencia, lo más importante es que lo apoyes, como adulto al haber educado con AUTONOMÍA, RESPONSABILIDAD Y LIBERTAD.

Les comparto la colaboración de la psicóloga Rocío González Galvan en video: