El mamey una deliciosa fruta mexicana

Además de ser muy nutritivo, el mamey es originario de México. Esta fruta crece en un árbol, tiene el tamaño de una pelota de americano y está envuelta en una gruesa cáscara café. 

El mamey es una de las frutas con más textura y color que tenemos en nuestro país, tan rica y nutritiva que nos permite probarla en diferentes formas.

El mamey pertenece a la familia del zapote, por lo que también es llamado zapote mamey o zapote colorado; se distingue por ser una fruta de forma ovalada, de cáscara delgada con textura áspera, su pulpa es de color rojizo y el sabor es dulce

Mide de 8 a 20 centimetros (cm) de largo y alberga una o dos semillas llamadas pixtles, de color negro brillante, que miden de 5 a 10 cm de largo. 

Es originario de Mesoamérica, quizá de las selvas de Chiapas, Tabasco o Veracruz, donde todavía se encuentran en forma silvestre, aunque actualmente predominan los cultivos extensos. 

Su nombre en náhuatl es “tetzontzapotl”, que significa zapote color de tezontle, por su color rojo similar a esta piedra que era utilizada para la construcción.

El árbol que produce el fruto es de clima tropical y normalmente alcanza entre 8 y 10 metros (m) de altura, pero puede llegar hasta los 30 m. 

En México se producen más de 17 mil toneladas de mamey al año, debido a la gran demanda que tiene a nivel nacional y en el extranjero. 

Yucatán es el principal productor de mamey a nivel nacional, seguido de Guerrero, Quintana Roo, Chiapas, Michoacán y Tabasco.

MAMEY

¿Qué nutrimentos y beneficios aporta?

Este fruto se caracteriza por ser 75 por ciento de agua y tener alto contenido de carbohidratos, vitamina A, vitamina C, calcio, hierro así como fósforo. 

Su característico color anaranjado se debe a su gran contenido de carotenos, los cuales tienen un poderoso efecto antioxidante y son esenciales para nuestra salud, ya que protegen las células y fortalecen nuestro sistema inmune.

Sabías que…

El mamey tiene diversos usos medicinales para tratar problemas oculares y digestivos. Por su parte, la semilla transformada en  aceite, se ha empleado como tónico para reducir dolores musculares y reumáticos.

El mamey es una fruta que gastronómicamente es muy versátil, utilizada para la elaboración de helados, dulces y licuados, además de ser un toque exótico en la elaboración de postres. Sin los productores mexicanos, esta fruta no podría llegar a nuestras mesas, privándonos de un dulce natural y altamente saludable.

¿Cómo se recomienda consumirlo?

La pulpa del mamey se puede consumir directamente de la fruta, pero también es muy utilizada para preparar licuados, nieves y postres. 

Se recomienda que a estas preparaciones no se les añada azúcar, para disfrutar de su dulzor natural. 

Debido a que es una fruta muy dulce, las personas que tienen diabetes deben consumirlo con moderación para evitar un incremento brusco de los niveles de glucosa en la sangre.