Tony Bennett se despide del micrófono y los escenarios a causa de Alzheimer

Tony Bennett se retira de los escenarios. Así lo ha anunciado su hijo y representante, Danny Bennett, que explica que la decisión la han tomado obligados por el alzhéimer que sufre el mítico crooner, de 95 años, y que le fue diagnosticado en 2016. “No habrá más conciertos. Ha sido una decisión difícil, porque es un cantante en forma. Pero así lo han ordenado los médicos, y su salud es lo más importante”, asegura.

Anthony Dominick Benedetto (nació en Astoria, Queens, Nueva York; 3 de agosto de 1926), conocido por el nombre artístico Tony Bennett, es un cantante estadounidense y uno de los últimos grandes crooners de mediados del siglo XX

El 1 de octubre se publicará el álbum Love for Sale, un disco de jazz con Lady Gaga, del que se lanzó el primer sencillo, I Get a Kick Out of You, el pasado día 3, para celebrar el 95º cumpleaños de Bennett. Fue durante el proceso de creación del disco, cuando los médicos diagnosticaron el alzhéimer del crooner

BDPDAKDA3RELJDV2BSNCVZEGBQ

.“El problema no son las actuaciones”, cuenta su hijo, “sino los viajes. Se cansa. Los conciertos son, ahora, demasiado esfuerzo para él. No queremos que se caiga del escenario, por ejemplo. No nos preocupa que pueda cantar. Estamos preocupados desde el punto de vista físico. Tony tiene 95 años”.

Danny Bennett

Por ésta razón queda cancelada su gira de despedida, y sus dos actuaciones en vivo han sido las del 4 y 5 de agosto en el Radio City Music Hall, en lo que fue su adiós a Nueva York. El dúo Bennett-Lady Gaga llenó las 6.105 butacas de la legendaria sala, y en el último concierto pusieron en pie al público en 27 ocasiones.

50 millones de discos y 18 Grammy después, el artista más veterano de la Columbia con standards como ‘I Left My Heart In San Francisco’ o ‘The Shadow Of Your Smile’ dice adiós apenas unos días después de que llenara el emblemático Radio City Music Hall de Nueva York junto a Lady Gaga en dos conciertos.

La cantante se sumó hace siete años con el álbum ‘Cheek to Cheek’ a la pléyade de estrellas que ha grabado duetos con Bennett, entre las que se encuentran George Michael, Paul McCartney, Bono, Elton John, Diana Krall, Stevie Wonder, Mariah Carey, Amy Winehouse, Gloria Estefan y… Miguel Bosé.

Que abandone los recitales no solo se debe a problemas de movilidad por su increíble edad. El pasado mes de febrero, su familia revelaba que Bennett padece alzhéimer desde 2016, aunque fue dos años después cuando empezó a experimentar los síntomas de la enfermedad. «Ya no es el viejo Tony, aunque cuando canta sigue siendo el viejo Tony», explicó su tercera mujer, Susan Crow. Las canciones y actuaciones le han mantenido activo durante todo este tiempo.

Hijo de inmigrantes italianos, Tony Bennet se formó como cantante en las bodas y celebraciones del barrio de Queens. Su padre, un tendero que mantenía a cinco hijos, murió cuando tenía 10 años y la madre tuvo que ponerse a coser. Su voz, con un fraseo perfecto y un magnético swing, llamó la atención de los cazatalentos de Columbia, que no dudaron en ofrecerle un contrato. Influido por Mel Tormé y, sobre todo, su admirado Bing Crosby, Bennet disfrutó de su época dorada durante los años 50.

Su decisión de no recurrir a éxitos del pop, a diferencia de cantantes como Pat Boone y Paul Anka, provocó su silencio discográfico durante buena parte de los 70 y 80. Hasta que la generación MTV descubrió a quien Sinatra calificó como «el mejor cantante del mundo». Sus grabaciones con la orquesta de Count Basie, las aventuras junto al pianista Bill Evans y su inmersión en el jazz latino quedan como pruebas del genio de este artista que también pinta y puede presumir de tres obras expuestas en la colección permanente del Smithsonian.