En el último año, los tacos, tostadas, tamales y demás antojitos se encarecieron hasta en un 49%

Gabriela García Muñoz


En el último año, el precio de los tradicionales antojitos mexicanos se disparó hasta en un 49 por ciento en el estado de Puebla, cifra que se ubica por encima del promedio nacional que fue de 41 por ciento, según datos de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec).

Esta situación se convierte en una alerta roja para el bolsillo de miles de consumidores que por sus trabajos se ven obligados a hacer al menos una comida al día fuera de casa.

El monitoreo que realiza la organización señala que, el producto con mayor alza son los chilaquiles, con un incremento del 112 por ciento, ya que pasó de 40 a 85 pesos su valor.

El pozole no se queda atrás y se ha encarecido en un 41.6 por ciento, le siguen los tacos, con un aumento del 38.8 por ciento al venderse en 25 pesos cada uno.

Te puede interesar: Puebla alcanza 1.7 millones de hectáreas para uso agropecuario: INEGI

En la lista también destacan los sopes, las  quesadillas y las tortas, con un encarecimiento del 25 por ciento.

Por último, la ANPEC explicó que todos estos platillos fueron los más impactados, debido a que los principales insumos para su elaboración como la cebolla, el jitomate, los aceites, el chile serrano y el tomate verde se encarecieron entre un 35 y hasta un 169 por ciento.